Radar Feminista: Vagabond Festival 2018

Este Radar de Pez Alado contará la experiencia de una de sus integrantes en el Vagabond Festival 2018

 

 

El Vagabond Festival ha sido uno de los eventos capitalinos más discutidos del 2018. Con críticas, apoyo y expectativas por todos lados, se anunció a finales del año pasado. Yo estaba más que emocionada porque prometía mucho techno en una noche que, como ellos mismos dijeron, sería a las afueras de la ciudad y a finales de mayo.

 

Me parece relevante empezar con el cartel: los primeros carteles incluían a Konrad Black, Adam X y SHDW & Obscure Shape. Al pasar del año y con el cambio de locación (de Multiparque al antiguo Casino Crown de la calle 82), los organizadores explicaron que algunos artistas ya no podrían estar, pero que harían el mayor esfuerzo para que quienes compraron la boleta pudieran verlos. Un día antes del evento, Konrad Black publicó en redes sociales su descontento con los organizadores, explicando que por primera vez de 25 años cancelaría una presentación: Kaiserdisco y Lady Starlight (a quien quería escuchar por saber que haría un live act) anunciaron que se retirarían del festival por los mismos motivos. Stanislav Tolkachev no pudo salir de Ucrania y a The Horrorist no le salió el vuelo desde Pereira. Con cinco artistas internacionales que no asistirían, finalmente llegó el fin de semana del festival. Mis amigxs y yo estábamos listxs: a pesar los cambios inesperados en el line up, íbamos con los zapatos bien puestos para bailar y saltar hasta el final.

 

 

Entrada del festival y escenario principal al fondo

 

Llegué al sitio a las 5:00 p.m. Había presencia de la policía y seguridad. La requisa en la entrada fue con tocada de partes intimas para hombres y mujeres por igual, tocada de zapatos y pelo. Al llegar decidí explorar el espacio, era bastante amplia la entrada.


Identifiqué guardarropa, baño, barra y zona de fumadores cerca. La misma salida era la entrada, por lo cual me inquieté un poco por cómo sería la evacuación en caso de alguna emergencia. Los baños tenían personal femenino muy amable y en general todo el personal se mostró comprensivo y atento. Eran tres pisos en total, el primero contaba con el escenario principal, zona VIP, baños (separados hombres/mujeres) y barra. Un sonido increíble y envolvente. Desde que llegué estaba prendido el festival, determinado a hacernos bailar con música durísima.

 

El segundo piso tenía otra barra, baños y zonas de entretenimiento de Budweiser donde lxs asistentes podían ganar premios. Era bastante oscuro y solo había una persona de seguridad a la vista, por lo cual preferí no estar sola allí. La zona de comidas también estaba en el segundo piso, sin embargo para llegar había un atajo cerca a los baños que era camino a un parqueadero, este se tenía que atravesar para llegar a la zona de comidas. Fue confuso por la poca señalización del lugar, posteriormente había alguien de seguridad para guiar a la gente y al fondo la zona de comidas. En el tercer piso estaba el segundo stage, zona VIP, barra y baños. Se podía llegar por ascensor o por escaleras. La entrada de escaleras era complicada porque quedaba cerca a la barra y se juntaba la gente, no era muy cómodo. El segundo stage empezó con Owldisco, algo para calentar motores. Bajamos a escuchar a Alquimista y notamos que, mientras bailábamos, pedazos de la pintura del techo se caían. Fuimos por algo de tomar en el tercer piso y nos recomendaron ir a los otros, ya que ahí los precios eran más elevados por ser la barra VIP. Ya en el tercer piso se subió Paula Vélez (sin Bluekim como decía el horario). Todxs empezamos a hacer temblar el piso, se sentía la emoción de la música y además la seguridad por la iluminación y el personal presente. Desafortunadamente, en este escenario se escuchaba constantemente una alarma de incendios, que se mezclaba de forma incómoda con la música. En este mismo stage, Magdalena prendió fuego a la pista. Para explicar mejor la emoción, les dejo la foto cúspide del set.

 

 

 
Hombre bailando con una sombrilla, no me dió su nombre pero explicó que lo hace regularmente en fiestas electrónicas por una cuestión de “energías”

 


Algo importante es que ningún asistente sabía a qué horas sería cada set, ni estábamos enteradxs de las cancelaciones de Kaiserdisco y The Horrorist, así que fue cuestión de subir y bajar observando quién estaba. Ya a las 11:30 p.m la emoción de todos estaba al tope, Charles Frenkler tomó el control para hacernos saltar y bailar con bajos rápidos y concisos, podía ver gente encima de los hombros de otra, se escuchaban gritos diciendo “¡ESO! ¡EPA! ¡DELEEE!”, todxs juntxs en ese recorrido de armonías emocionantes. En dos ocasiones en las que fui al baño noté que el personal ya no estaba haciendo presencia en los baños del segundo piso y estaba prácticamente vacío, algo peligroso en caso de que alguien se perdiera en mal estado o potencialmente el escenario de un evento desafortunado. Al no saber que The Horrorist no estaba en el festival, subí para darme cuenta que cerraron antes de lo esperado la terraza. A pesar de esto, pude disfrutar del deleite que fue Tomas Schumacher, que nos hizo doler los pies de tanto baile y sudar como si estuviéramos en una maratón. Al final, noté que había solo dos personas de primeros auxilios para toda la sala también. Como sabía que había solo una ventanilla de guardarropa, me dirigí minutos antes del final para sacar mi chaqueta y noté la presencia hostil de la policía, con linternas, como quien dice "ya se acabó esto". La salida, a pesar del guardarropa, fue fluida y se le informó a los asistentes que con la manilla del festival el remate sería gratuito en Vagabond Club por las cancelaciones inesperadas de artistas. Sin embargo, al llegar el club estaba cerrado, con la policía haciendo presencia también allí.

Los organizadores se han pronunciado sobre las cancelaciones. Mediante una publicación en Facebook comunicaron que a Kaiserdisco, Lady Starlight y The Horrorist se les había dado el pago por la presentación y fue por motivos ajenos al festival la cancelación de estos. Reiteraron que Stanislav Tolkachev tuvo problemas migratorios, agregaron que fue un gran esfuerzo y lamentaron la baja asistencia al evento. Posteriormente publicaron un comunicado más corto en el cual se disculpan por los inconvenientes y aseguran que con la boleta del festival habrá entrada gratuita para ver a Tolkachev en marzo y SHDW & Obscure Shape (aún no han anunciado fecha). Ambas publicaciones fueron eliminadas. Posterior a estas publicaciones se ha especulado sobre The Horrorist, quien afirmó estar en Bogotá y tener inconvenientes en el hotel, y Kaiserdisco, quienes aseguraron que llegaron al aeropuerto esperando un pago que nunca vieron. Finalmente son inciertas las razones del retiro de estos artistas. También cabe resaltar la importancia de personal (más personal femenino también) en todo el evento, la iluminación y que esté una evacuación planeada de acuerdo con la gente que estaba asistiendo. Cabe resaltar que la calidad del sonido y de los artistas tanto nacionales como internacionales compensan hasta cierto punto, el festival.

 

Como alguien que ama la música electrónica no pude estar más contenta de escuchar a tantos artistas excelentes en un día, la emoción de reproducir una y otra vez las canciones y sets de quienes se escucharán en vivo es indescriptible para muchxs, sumándole la cultura que ha estado creciendo sin parar alrededor. Sin embargo, la responsabilidad de un festival va más allá de poner a la gente a bailar. La seguridad, los espacios, el personal y la difusión de la información es también un gran porcentaje de la experiencia, espero próximas ediciones del Vagabond Festival, con mejoras en todas las áreas mencionadas

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones Recientes
Please reload

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
LA FIESTA SERÁ FEMINISTA